INICIO ACERCA DEL SITIO CONTACTENOS
El Mondo De Los Animales - Harun Yahya

CHICOS, ¿HAN PENSADO ALGUNA VEZ EN QUE...? .1.

El Mundo De Los Animales
   

LA ARDILLA : LA AMANTE DE LAS NUECES

Vamos a enterarnos de algunas de las cualidades que Dios otorgó a las ardillas. Estamos seguros de que tanto a ustedes como a sus amigos les sorprenderá lo que leerán acerca de estos bichitos amorosos.

Normalmente viven en los bosques de Europa y los EEUU. Miden unos veinticinco centímetros de largo desde el hocico hasta el comienzo de la cola, en tanto que ésta, ancha, recta y peluda, tiene casi la misma longitud. Seguramente Dios las hizo así con un propósito, pues El no hace nada por juego o distracción: gracias a esa cola larga pueden saltar de un árbol a otro sin perder el equilibrio.

Las uñas pequeñas y agudas les permiten treparse a los árboles sin dificultad, correr por las ramas, colgarse patas arriba y moverse en esa posición. Pueden saltar de una rama a otra que está a cuatro metros de distancia, para lo cual extienden sus miembros anteriores y posteriores y planean. La cola achatada les sirve para mantener el equilibrio y como timón. Incluso pueden lanzarse en caída libre desde una altura de nueve metros y aterrizar suavemente sobre sus cuatro patas.

DIENTES QUE VUELVEN A CRECER CUANDO SE ROMPEN

Las ardillas tienen dientes con un filo y dureza muy superiores a los nuestros. Se trata de los incisivos, ubicados al frente de la boca, que les permiten roer y quebrar sustancias muy consistentes. A los incisivos les siguen los molares.Cuando nosotros queremos romper una nuez tomamos una piedra o un aparatito manual que se usa para eso. Pero estos pequeños animales las rompen fácilmente con sus dientes filosos.

¿Nunca les llamó la atención que las ardillas cuenten siempre con esos dientes fuertes? ¿Nunca se preguntaron cómo hacen las ardillas para comer nueces y avellanas cuando se les rompen los dientes? Si no lo saben les damos la respuesta: Dios, Quien ha creado todo en una armonía perfecta, ha dado a los dientes de las ardillas una característica muy importante. ¡Se asombrarán al conocerla! Si a las ardillas se les rompen o caen los dientes, les crecen de inmediato otros nuevos. Los gastados son continuamente reemplazados por los que crecen. Además, el Todopoderoso ha otorgado esta característica no sólo a las ardillas sino a todas las criaturas que tienen que roer su alimento.

Lo dicho y otras cosas, como la de lanzarse desde lejos a una rama pequeña y caer justo allí como si fuesen trapecistas, nos lleva a preguntarnos sobre la forma en que manejan su cuerpo para lograrlo. Lo que hacen es usar muy bien sus miembros posteriores, realizar un cálculo visual perfecto de la distancia a cubrir, valerse de sus garras y de su cola para mantener el equilibrio.

Pero, ¿pensaron alguna vez quién les dio esas capacidades y les enseñó a usarlas? Puesto que es imposible que una familia de ardillas determine un sistema métrico que les permita medir la altura de los árboles y el largo y diámetro de las ramas, ¿cómo hacen para realizar ese cálculo mientras saltan de un lado a otro? Además, ¿por qué nunca se dañan ni quedan inválidas con movimientos tan veloces y continuos?

Sin lugar a dudas, es Dios Quien las creó y les enseñó a hacer uso de las habilidades con las que las dotó. En consecuencia, tienen los atributos y destrezas necesarios para alcanzar las nueces, avellanas, castañas y piñones, es decir, los frutos que crecen en las partes elevadas de los árboles. Dios les dio esas habilidades para que puedan obtener el tipo de alimento que necesitan.

Como en el invierno les es difícil encontrar su comida, en el verano la recogen y la guardan para pasar los largos meses de frío. Pero al recoger su alimento son muy cuidadosas. No almacenan lo que se echa a perder con facilidad sino solamente los alimentos durables, como las nueces, castañas, avellanas y piñas.

Es Dios Quien les da ese conocimiento al nacer y les capacita para que obtengan su comida. Aquí testimoniamos uno de los atributos de Dios: El es ar-Razzaq (el Proveedor), es decir, es el Uno Que provee de sustento permanentemente a todo lo viviente que El ha creado.

Las ardillas ocultan el alimento en distintos lugares. En el invierno y gracias al buenísimo sentido del olfato que poseen, detectan su olor aunque esté cubierto por treinta centímetros de nieve. Después lo acarrean a sus nidos donde hay más de un depósito. Pero también se les pasan desapercibidos algunos lugares o ya no les interesan, porque Dios lo dispuso así. Es decir, esos frutos enterrados se convertirán en nuevos árboles.

Como la mayoría de los demás animales, tienen métodos para comunicarse entre ellas. La ardilla roja, por ejemplo, al ver a un enemigo, bate la cola y produce ruidos estrepitosos para que el resto de sus familiares lo sepan. La cola les sirve también de timón, para cambiar la dirección de su desplazamiento. Asimismo, los bigotes juegan un papel muy importante en el equilibrio y para percibir de noche lo que tienen a su alrededor.

¿Sabían que algunas ardillas también vuelan? Todas las especies "voladoras" australianas viven en los árboles y miden entre cuarenta y cinco y noventa centímetros de longitud. Realizan grandes saltos de un árbol a otro. Lo hacen como planeadores, sin alas pero con "membranas voladoras". La llamada "planeadora de azúcar" es un tipo de ardilla con una membrana que se extiende desde los miembros anteriores a los posteriores, posee un cuerpo estrecho y pelos como borlas. En algunas especies la membrana está constituida por piel sarrosa que se extiende hasta los tobillos de los miembros anteriores. Pueden llegar a cubrir un trayecto de 30 metros de un solo salto. En algunos casos pueden realizar seis planeos sucesivos y cubrir una distancia de 530 metros.

Si se quedan quietas se les enfría el cuerpo muy rápidamente y pueden congelarse, por lo que les resulta peligroso quedarse dormidas. Pero Dios les ha creado varios mecanismos de protección para las situaciones desfavorables. Por ejemplo, durante el sueño envuelven y aprietan bien la cola contra el cuerpo, como si fuese una casaca, y eso evita que se congelen los días invernales.

¡A LOS CONEJOS LES GUSTA LA ZANAHORIA!

¿Quieren aprender un poco más sobre los conejos, esas criaturas adorables que a veces se las tiene como animales domésticos? Al pensar en ellos casi siempre se nos viene a la memoria su pelo blanco como la nieve, que comen zanahorias y que nos resulta agradable acariciarlos. Veamos ahora algunas otras cosas propias de estos animalitos.

Al aproximarnos a uno de ellos nos damos cuenta de lo rápido que corre para escaparse. ¿Sabían que sus grandes orejas les sirven para percibir a sus enemigos aunque estén ocupados comiendo? Por eso es muy difícil acercarse a un conejo sin que se dé cuenta.

Los adultos llegan a medir de cincuenta a setenta centímetros de longitud. Sus miembros posteriores son más largos y fuertes que los anteriores, lo que les permite correr a 60 - 70 km/h y dar saltos en largo de seis metros. Se mueven más rápidamente que un automóvil en la ciudad.

Todos los conejos poseen esas características al nacer. Dios los creó como rápidos corredores para que puedan escapar fácilmente de sus perseguidores. ¿Qué respuesta nos daría un conejo si le preguntásemos cuál es la comida que más le gusta? ¡Si! ¡Acertaron! Por cierto que dirá: ¡"las zanahorias"! (Recordemos que esta hortaliza es muy buena para la vista).

¿Sabían también que estos animalitos viven por lo general en las conejeras que cavan en el suelo y que las zanahorias se desarrollan por debajo de la superficie de la tierra? Como se pueden dar cuenta, este vegetal fue creado de la manera más apropiada para servir a la necesidad de los conejos.

Dios ha hecho todo de la mejor manera. Por ejemplo, la naranja que nosotros comemos en invierno está constituida por gajos para facilitar su división y porque de ese modo retiene mejor la vitamina C.

Volvamos a los conejos. Pueden roer fácilmente las zanahorias con sus dientes frontales, los cuales siempre están creciendo y les dan esa apariencia tan simpática.

Dios les ha dotado, asimismo, con otras características. En las regiones frías casi todos ellos son de color blanco, lo cual les permite pasar desapercibidos en la nieve u ocultarse sin problemas.Los silvestres son algo más grandes que los de criadero. El del desierto norteamericano tiene orejas de mayores dimensiones pues eso le permite refrescar mejor su cuerpo.

La mayoría de los animales viven en territorios demarcados --como nosotros con la familia en nuestras casas-- y evitan meterse en el que no les pertenece. Un método para delimitar la zona correspondiente es señalarlo con una "esencia". Las gacelas, por ejemplo, depositan una sustancia parecida a la brea sobre las ramas largas y finas de los árboles y sobre el pasto. La segregan a través de una glándula ubicada debajo de los ojos. De esa forma se enteran otras gacelas que dicha parcela está ocupada.

El reno tiene las glándulas secretoras en los extremos de los pies posteriores, mientras que en los conejos se ubican en el mentón.

Como pueden ver, Dios ha creado a los animales con características importantes e interesantes. Al conocerlas nos hacemos conscientes de la creación perfecta de Dios. Al recordar que El es nuestro Creador debemos demostrarle nuestro agradecimiento. El nos ha ordenado que tengamos en cuenta Sus bendiciones y que Le seamos agradecidos. En un versículo del Corán Dios nos informa que premiará a los agradecidos: ...Y retribuiremos a los agradecidos (Corán, 3:145).

¡Chicos! Deben acordarse de agradecer a Dios las bendiciones y bellezas de las que están rodeados.